Buenos Aires, 20/10/2021, edición Nº 2901
Reseña Historica
Fecha Publicación: 13 noviembre, 2020

Quiénes fueron las mujeres que nombran a las calles de Puerto Madero

Las calles de Puerto Madero llevan el nombre de mujeres notables. Alicia Moreau de Justo, Juana Manso y Rosario Vera Peñaloza son algunas de ellas.

11 meses ago

Las calles de Buenos Aires no siempre homenajean a aquél que lo merece. La contracara se da en Puerto Madero: sus calles fueron bautizadas por la ordenanza 49.668 de 1995 con nombres de mujeres notables.

La más conocida y visitada es Alicia Moreau de Justo (1885-1986), la militante socialista, compañera del fundador del Partido, Juan B. Justo. En 1907 Alicia creó el Comité Pro-Sufragio Femenino e impulsó el Primer Congreso Femenino Internacional, reunido en Buenos Aires en mayo de 1910, con delegadas chilenas, uruguayas y paraguayas, y en donde se reclamó el derecho de las mujeres a votar.

La paradoja quiso que algunas empresas multinacionales tengan sus oficinas en la calle Azucena Villaflor, heroica fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, que fue secuestrada el 10 de diciembre de 1977 por un grupo de tareas comandado por Alfredo Astiz. Fue trasladada a la ESMA, torturada y arrojada al mar en los “vuelos de la muerte”.

Hay calles que recuerdan a mujeres de la cultura, como Trinidad Guevara (1798-1873), una de nuestras primeras actrices. También a la pionera de la novelística argentina, Juana Manuela Gorriti, a Emma De la Barra (1861-1947), autora de uno de los primeros éxitos de ventas de la literatura nacional, Stella, firmado bajo el seudónimo de César Duayen.

Aparecieron sorpresivamente verdes las aguas de Puerto Madero y del Delta

la notable Victoria Ocampo (1890-1979), fundadora en 1931 de la revista Sur. Y a la brillante autora de La señora Ordóñez y La alfombra roja, Marta Lynch (1929-1985).

Las feministas están representadas por la doctora en medicina Petrona Eyle (1866-1945), fundadora de la Asociación de Universitarias Argentinas y de la Liga contra la trata de blancas.

La doctora Julieta Lanteri (1873-1932), impulsora del Partido Feminista Argentino. Tras un sonado juicio logró la carta de ciudadanía y ser inscripta en el padrón municipal en 1911 y convertirse en la primera mujer de toda Sudamérica en ejercer el derecho al voto en las elecciones del 26 de noviembre de aquel año.

Mejoras en los espacios verdes durante la Pandemia

Virginia Bolten (1870-1960), militante anarquista, organizadora en Rosario de la primera conmemoración del Día de los Trabajadores en 1890. Cecilia Grierson (1859-1934), la primera argentina que obtuvo el título de doctora en medicina. Elvira Rawson de Dellepiane (1867-1954), activa luchadora fundadora de la Asociación Pro Derechos de la Mujer Argentina.

Hay espacio también para las heroínas de la independencia americana como Micaela Bastidas, la compañera de Tupac Amaru. También se recuerda a nuestras Mariquita Sánchez de Thompson (1786-1868) y María Magdalena “Macacha” Güemes (1787-1866), hermana y colaboradora del héroe Martín Miguel de Güemes. Otra calle recuerda a Encarnación Ezcurra (1795-1838), la esposa y operadora política de Rosas.

La visita de Rodríguez Larreta al canillita de Alberto Fernández en Puerto Madero

Las educadoras están representadas por Juana Manso (1819-1875), la riojana Rosario Vera Peñaloza (1873-1955), Olga Cossettini (1898-1987) y Martha Salotti (1899-1980).

Carolina “Carola” Lorenzini (1899-1941) fue la primera mujer en cruzar el Río de la Plata piloteando su propio avión. La cantante lírica portuguesa y primera dama Regina Paccini de Alvear (1871-1965), fundadora de La Casa del Teatro.

La cantante Aimé Painé (1939-1987), la “princesa mapuche”, fue una luchadora por los derechos de su gente y de los pueblos originarios.

La mujer que protegió a Evita en sus primeros pasos artísticos y fue una gran actriz del teatro y del cine nacional, Pierina Dealessi (1894-1983), también tiene su calle en Puerto Madero.

Pacto social: la solución para la reconstrucción de Argentina

La memoria es una de las formas de la justicia y las calles de una ciudad puede ser motivador de su ejercicio.

 

~EC

 

To Top