Buenos Aires, 26/03/2019, edición Nº 1962
Aire Libre
Fecha Publicación: 27 febrero, 2019

Parque del Bajo: se inauguró la plaza frente al CCK

La Ciudad inauguró el segundo tramo del Parque del Bajo, el nuevo pulmón verde de más de 10 hectáreas que va desde la avenida Belgrano hasta la avenida Corrientes, entre Leandro N. Alem y Huergo. La intervención, llevada adelante por el Gobierno de la Ciudad a través del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte y Corporación Antiguo Puerto Madero, forma parte de una reconfiguración integral de la zona del Bajo porteño.

Esta segunda etapa del Parque del Bajo corresponde a la plaza ubicada entre las avenidas Alem, Corrientes, Madero y la calle Perón, frente al CCK. Son 30.000 metros cuadrados integrados de espacio público y verde, en el que se revalorizaron elementos patrimoniales como las farolas ornamentales antiguas y la estatua del cartero. Además se incorporaron nuevos bancos, canteros e iluminación LED.

En cuanto a la movilidad, se favoreció el acceso con la nivelación de las calles Sarmiento y Bouchard, que se incorporan con criterio de prioridad peatón, así como la antigua av. Rosales que también se incorpora a esta “macromanzana” peatonal. En este mismo sentido, una nueva bicisenda cruzará el interior del parque continuando el eje de las calles Bouchard con Azopardo hacia el sur de la ciudad.

Uno de los hitos más importantes del parque es la recuperación y puesta en valor de la estatua homenaje a Juana Azurduy. Para ello se contrató al escultor Andrés Zerneri, autor de la obra, quien realizó los trabajos destinados a completar las pátinas que requería la estatua para su mejor conservación. Las tareas incluyeron:

• Recubrir el lado externo del andamio (paredes y techo) con nylon grueso transparente, al que se le inyectó aire caliente con dos turbinas eléctricas desde adentro de la escultura. Esto permitió que los ácidos requeridos para la pátina produzcan el efecto deseado, dado que es necesario que la superficie del bronce esté absolutamente limpia seca y a una temperatura de 30, 35 y 50°C, según cada producto, que se coloca por separado.

• Pruebas en la superficie con diferentes intensidades de ácidos, dado que la escultura está compuesta por 700 chapas con diferentes grosores y aleaciones de cobre y bronce, ya que la pátina no es una pintura sino un proceso de oxidación acelerado.

• Preparación del color, dado que la pátina está compuesta por tres preparados distintos: uno negro, para las zonas de bajo relieve y lugares donde es necesario profundizar las oscuridades; otro ocre, colocado en los relieves y las zonas salientes perpendiculares al sol; y uno turquesa, que baña toda la superficie dando distintos efectos de óxido “natural”. Los tres elementos ofrecen un efecto parecido al que deja el paso del tiempo.

• El pulido y acabado final, en el que se procede al encerado y así como algunos detalles de “iluminación” con pulidos finos en una pátina que se llama “Verde Travertino”, similar a la de la cúpula del Congreso de la Nación o los techos del Banco Nación.

• El revestimiento del basamento, con placas de granito color gris oscuro pulido, que tendrán una reseña de la vida de Juana realizada junto a la Embajada del Estado Pluinacional de Bolivia en Buenos Aires.

Con la obra Parque del Bajo se están interviniendo más de 13,6 hectáreas en los que se eliminan las rejas y los estacionamientos para funcionarios en superficie, generando un corredor verde y peatonal desde avenida Belgrano hasta Avenida Corrientes.

Esto permitió generar 6 hectáreas de nuevo espacio público, beneficiando a 200.000 vecinos que viven en el barrio y a otros 400.000 trabajadores que transitan la zona todos los días.

El proyecto incluyó la creación de una nueva traza de Av. La Rábida, facilitando el tránsito vehicular y permitiendo el paseo peatonal en las inmediaciones de la Casa Rosada, la relocalización del helipuerto presidencial, el Mástil Nacional, el monumento a Juan de Garay y el de Juana Azurduy.

El Parque del Bajo forma parte de la transformación integral del área que se inició con la inauguración del Metrobus del Bajo y que continúa con la construcción del Paseo del Bajo, una solución vial integral de 7 kilómetros que conectará las autopistas Buenos Aires-La Plata y 25 de Mayo con la Illia, el puerto y la terminal de ómnibus de Retiro. Además, se crearán nuevos espacios públicos y de disfrute para los vecinos.

Esta obra, esperada desde hace 50 años, generará orden en el tránsito del Bajo al separar a los camiones y ómnibus de larga distancia de los automóviles particulares, pero además tendrá un gran impacto positivo en la logística de pasajeros y mercaderías al puerto, beneficiando a más de 135.000 personas que realizan ese trayecto todos los días. NR

To Top