Buenos Aires, 05/03/2021, edición Nº 2672
Cultura
Fecha Publicación: 17 febrero, 2014

Muestra Calé en el Museo de Humor

cale

(Puerto Madero) Más 60 originales, entre páginas terminadas, bocetos, pruebas y correcciones, apuntes, fotos, revistas, libros y otros objetos del artista Alejandro del Prado, conforman la muestra Calé: Trapitos al sol que se exhibe en el Museo del Humor de Buenos Aires hasta el 9 de marzo.

La muestra se realiza en el Museo del Humor, Edificio de la Munich, avenida de los Italianos 851, Costanera Sur, de lunes a viernes de 11 a 18; sábados, domingos y feriados de 10 a 20 con entrada libre y gratuita.

Se trata de las obras del dibujante que con su seudónimo Calé creó en la revista Rico Tipo en la célebre página «Buenos Aires en camiseta».

Los primeros dibujos que Del Prado hizo al llegar de Rosario a Buenos Aires fueron retratos de los músicos a los que iba a escuchar en vivo por las noches. Y, pasada la mitad de los 40, cuando empezó a publicar en diarios y revistas, transformó sus pasiones en «Buenos Aires, el tango, el fútbol» en materia creativa.

Fanático de los discos, Calé debe haber repetido cientos de veces el gesto de levantar la pata del tocadiscos, sacar el elepé y darlo vuelta para escuchar los temas siguientes.

El formato de los grandes discos de vinilo, de larga duración, se difundió en la Argentina en la década del 50, época en que crecí­a la popularidad de este humorista gráfico con la serie Buenos Aires en camiseta en la revista Rico Tipo.

Del Prado también tuvo buena repercusión en la página El seguidor y fiel en el semanario River.

Su devoción por los discos lo llevaron, según se ve en la muestra, a que sus trabajos permitan una lectura doble. Su obra tiene lado A y lado B.

El autor utilizó el cambio del punto de vista como estrategia narrativa. Gran parte de sus trabajos están estructurados a partir de pares opuestos y complementarios y el efecto humorístico radica en esa oscilación entre cómo se ve uno y cómo lo ven los demás.

Sus trazos son un muestrario imperdible de geometrí­as, de texturas, de grosores y de curvas, como un pop adelantado.

A fuerza de bocetos, de correcciones y de sobreexigencia, Calé avanzó de un trazo más simple a otro más elaborado, complejo, firme y agresivo.

Entre uno y otro momento afloró una lectura, literalmente, entre líneas: en los cuadritos se puede ver lo que no aparece dibujado como si estuviera. Hacer visible lo que no está.

Sobre estas ideas está organizada esta muestra en la que se exhiben originales, bocetos, apuntes, fotos, revistas, libros y otros objetos pertenecientes al dibujante.

Con generosa convicción la familia dejará este material en donación al Programa Nacional de Investigación en Historieta y Humor Gráfico Argentino, al cumplirse 50 años de la muerte de Calé.

To Top