Buenos Aires, 18/02/2019, edición Nº 1926
Noticias
Fecha Publicación: 15 enero, 2019

Avanza el proyecto para hacer una vuelta al mundo gigante en el Dique 1

Como la capital británica con su London Eye, Buenos Aires va a tener su vuelta al mundo: una gran noria, de 88 metros de altura, va a girar en Puerto Madero. El proyecto fue presentado por una empresa privada y el 8 de enero pasado fue sometido a una audiencia pública en el marco de la evaluación de su posible impacto ambiental.

La idea de poner una vuelta al mundo gigante en el barrio fue presentada a la Corporación Antiguo Puerto Madero en 2015 por la empresa Rueda de Buenos Aires (RDBA S.A.), ligada a la firma Parque de la Costa. Dos años más tarde, el Gobierno porteño llamó a un concurso para contrastar esa propuesta con otras, que fue ganado por RDBA. Esta empresa ahora deberá hacerse cargo del financiamiento de la construcción y la operación de la atracción.

Por estos días, la iniciativa está en medio del proceso de Evaluación de Impacto Ambiental. Es que la construcción va a estar emplazada sobre el agua, en el canal del Dique 1.

En la audiencia, convocada por la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad, hubo sólo dos oradores, ambos vinculados con la empresa ganadora del concurso. Uno de ellos fue el arquitecto Pedro Wofcy, a cuyo estudio se le encomendó el proyecto de la plataforma sobre la que se va a posar la vuelta al mundo. Según indicó, la base va a estar sobre el agua, paralela a la calle Juana Manuela Gorriti, en el Dique 1. Se accederá a ella a través de un puente mecánico.

Wofcy detalló que la atracción va a estar paralela al malecón, a unos 15 metros de distancia de este. “Se dispone de la misma manera, paralela al malecón, sobre una plataforma de aproximadamente 35 por 42 metros. Esta plataforma será soportada por un conjunto de pilotes y se accede a dos volúmenes vidriados unidos por un techo de vidrio. Allí se va a concentrar la fila de gente, donde se le dará la explicación de que se trata de un entretenimiento, para luego pasar al acceso a la vuelta al mundo”, contó.

Además, el arquitecto afirmó que la plataforma va a estar rodeada de barreras de seguridad. Y que sobre el puente va a estar la boletería.

La rueda mide unos 88 metros de altura, con góndolas y con una capacidad aproximada para 276 personas. Eso es todo. Es un proyecto básicamente de ingeniería donde se va a posar este aparato de estructura metálica”, concluyó.

El segundo y último orador fue el arquitecto Santiago Scarabino, director de obra del proyecto. “La idea de esta obra es generar un desarrollo por supuesto económico, y toda la zona va a verse sumamente afectada positivamente. Nosotros tenemos la esperanza de que entre 400 y 500 mil visitantes por año puedan llegar a la rueda como atracción turística”, aseguró.

También aclaró algunos puntos. Por ejemplo, afirmó que al ser un elemento electromecánico la rueda no va a generar ruidos. Y que tampoco va a alterar al tránsito de la zona ni a alterar la aeronavegación.

Además contó que la obra va a llevar diez meses de trabajos, siete de construcción y tres de montaje mecánico. “La ejecución está prevista hacerse, en su mayor parte, vía fluvial. Hay una zona de acopio de materiales, para ello se utilizará un astillero de una empresa en el partido de Avellaneda, que está a unos 500 metros del trayecto a través de la dársena Sur del área de localización de la rueda. Por lo tanto, todo lo que sea transporte de materiales se hará vía fluvial“, señaló.

La construcción de la plataforma, según Scarabino, se va a hacer en premoldeados. “Por lo tanto, salvo el pilotaje que se hace in situ, no va a haber tareas de hormigonados”.

El arquitecto también se refirió a cómo el proyecto afectará su entorno. “Los mayores impactos ambientales se darán durante la etapa de obra y no durante el funcionamiento. Por lo tanto, es importante llevar a cabo todas las medidas de prevención, de mitigación y contingencias para disminuir al mínimo el impacto ambiental que pueda producir la obra. Todas estas medidas fueron explicadas detenidamente en el estudio de impacto ambiental que se presentó a la autoridad de aplicación”, dijo. Y sostuvo que la rueda se va a transformar en “un hito más en la Ciudad”.

Cuando se llamó a concurso para seleccionar la propuesta para hacer la vuelta al mundo, se habló de que la tarifa aproximada será de 9 dólares por persona. Mientras, según fijó la Corporación Antiguo Puerto Madero, la adjudicataria pagará un canon anual de 296.000 dólares. Si se cumplen las previsiones menos optimistas de los operadores y van 400 mil personas por año, la rueda generará 3.600.000 dólares anuales. NR

To Top