Buenos Aires, 24/05/2019, edición Nº 2021
Noticias
Fecha Publicación: 7 marzo, 2019

La historia del jubilado que se suicidó tirándose de una grúa en Puerto Madero

En la mañana de ayer, Alfonso Julio Doniacuo, un jubilado de 74 años que había sido empleado del Estado Mayor de la Armada durante casi dos décadas, salió de su casa de Belgrano con la decisión tomada de quitarse la vida. Había dejado su teléfono celular en el dúplex que comparte con su hijo Marcelo, llevaba sus documentos, una carta en la que explicó lo que haría en las horas posteriores. «Señor Juez», la había titulado.

Tiempo más tarde, cerca de las 9 de la mañana, la Prefectura Naval recibió una alerta por un hombre de avanzada edad que se había subido a una de las antiguas grúas de Puerto Madero, apostada sobre el dique 4, con claras intenciones de suicidarse.

Efectivos de la fuerza montaron un operativo por tierra y por agua y trataron de convencer al hombre para que desistiera. Los intentos fueron en vano. Finalmente, Doniacuo se persignó y se arrojó con brazos abiertos ante la mirada atónita de rescatistas y varios testigos.

Doniacuo saltó al vacío y golpeó su cabeza contra el estrecho borde entre el dique y el agua, a centímetros de la baranda de contención. Personal del SAME confirmó su fallecimiento en el acto. Un hombre de Prefectura miraba atónito desde un gomón en el agua mientras el jubilado moría sin remedio.

Desde un balcón cercano, alguien filmaba toda la escena con su teléfono, hacía zoom en el preciso instante en que la sangre brotaba del cadáver. Luego, el video era enviado, para llegar en cuestión de horas a grupos de WhatsApp de todo el país. El suicidio de Doniacuo se convertía en un fenómeno de morbo.

Cerca de la grúa se encontró el DNI de Doniacuo y la carta en la que contó el motivo que lo llevó a quitarse la vida: «Tomo la decisión de suicidarme para liberar a mi Sra. Esposa y flia del sufrimiento por la causa IPP – 14-06-003324-18, juzgado de San Isidro; que mi persona se imputa», se lee en el texto. No daba otras precisiones sobre el delito que se le imputa, ni qué juzgado en particular lleva adelante el expediente.

En la tarde de ayer, Infobae llegó a la casa de los Doniacuo donde estaban su esposa Elsa y su hijo Marcelo. La noticia del suicidio de Alfonso recién les llegaba. Estaban en shock, Elsa lloraba. Se preparaban para salir a una dependencia de Prefectura, para intentar confirmar si efectivamente era Doniacuo quien se había arrojado hacia el dique.

Elsa y Alfonso confirmaron que, efectivamente, la causa penal existe. No dieron otros detalles. En la mañana de ayer, fuentes cercanas de la investigación confirmaron la identidad de Doniacuo.

Poco antes del mediodía, fuentes en los organismos de seguridad apuntaron detalles sobre el expediente bonaerense que el jubilado menciona en su nota de suicidio: corresponde a un expediente por el delito de tentativa de homicidio y lesiones graves, una causa que data de fines del año pasado y que está bajo la firma del Juzgado de Garantías N°3 de San Isidro, por la que se le habría librado un pedido de captura a comienzos de este mes a Doniacuo.

La investigación por el suicidio está en manos de la Fiscalía Nº 28 a cargo de Patricio Lugones. NR


Fuente consultada: infobae

To Top