Buenos Aires, 22/09/2018, edición Nº 1777
Noticias
Fecha Publicación: 2 julio, 2018

Como varían según el barrio los precios de las pizzas de muzzarella

Un relevamiento  realizado en más de 100 comercios ubicados en doce barrios porteños durante la primera semana de Junio, arrojó que el valor promedio de una pizza de muzzarella en la Ciudad de Buenos Aires es de $ 203 pesos, al mostrador y para llevar.

El Centro de Estudios Nuevo Milenio explica, que fue el encargado de la encuesta, este índice muestra un aumento del 19,5 por ciento en relación al mismo trabajo realizado el año pasado, ya que esa cifra era de 170 pesos. En tanto, la inflación general registrada en ese período por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad fue superior, 27,2%

Se complementaron en el relevamiento los precios de otros tres clásicos porteños: el café, el pan y las facturas. Los negocios incluidos en la muestra están ubicados en Caballito, Boedo, Saavedra, Parque Patricios, Devoto, Recoleta, Palermo, Belgrano, Coghlan, Villa Urquiza, Núñez y San Nicolás

La pizza, en el centro de la Ciudad es la zona con precios más altos: $ 260 es el valor promedio al que se vende la pizza al mostrador o para llevar en el barrio de San Nicolás, donde este producto es estrella. Le siguen Belgrano y Núñez, con $ 225, y Recoleta, con $ 223. En el otro extremo, el más amigable al bolsillo de los porteños, se ubicó Boedo: $ 141 está la grande de muzza en promedio. En tanto, la ofrecen a $ 168 en Devoto, un barrio donde también se vende la pizza más barata de los locales relevados: $ 95, de Now Express, en Lope de Vega y Baigorria.

El local con la pizza básica más cara no queda en los barrios del norte de la Ciudad sino en Caballito: se llama Pizza Pizza y está a media cuadra de Acoyte y Rivadavia, donde la grande de muzzarella se vende a $ 320, lo mismo que cuesta un pollo al spiedo o dos platos de ravioles con salsa en un delivery. Este restaurante es además uno de los que más aumentó su precio respecto a 2017: 33%. Consultado por este diario, su encargado no quiso explicar a qué variable responde el valor de su producto insignia.

El pan fue otra variable estudiada en el informe. El kilo trepó a $ 51,88 en promedio, un 24% más que el año pasado, lo que lo colocó por debajo del índice medido oficialmente por el Gobierno porteño. Con todo, hubo panaderías muy por encima de ese precio: la más cara del relevamiento es Pan Caliente, en Parque Patricios, a $ 72. Ante la consulta de Clarín, su encargado no quiso hacer declaraciones.

Parque Patricios es además uno de los barrios donde más cuesta comprar pan en promedio, junto con Boedo: el kilo ronda los $ 61. Sólo los supera Palermo, con $ 63. En el otro extremo de la tabla se ubican Belgrano y Núñez, a $ 53.
Consumidas todo el año pero más aún en estos días fríos, las facturas también tuvieron lugar en este estudio. El valor medio de la docena en la Ciudad es de $ 111, un 36% más que el año pasado, índice superior a la inflación. Los barrios donde más cuestan son Boedo y Parque Patricios (a $ 131), seguidos de cerca por Recoleta ($ 130) y Palermo ($ 126).

Sin embargo, la confitería con la docena de facturas más caras ($ 154) es La Argentina, en Juncal y Rodríguez Peña, Recoleta. En el local explicaron que el principal motivo de su precio es “la calidad de la materia prima. Además, la harina subió 300% y supuestamente va a subir de nuevo”, agregaron.

El café, ese ritual porteño que se mantiene década a década, fue lo que menos aumentó de los cuatro productos analizados: ahora está en promedio a $ 43, un 12% más que el año pasado. Caballito es el barrio que lo tiene más caro ($ 50). San Nicolás, sede de gran parte de los cafés notables, lo tiene a $ 33, el menor valor promedio relevado.

Fuente consultada: Clarin

To Top