Buenos Aires, 23/08/2019, edición Nº 2112
Noticias
Fecha Publicación: 2 mayo, 2019

Prueba exitosa: Así circularon los primeros camiones por el Paseo del Bajo

Por primera vez, los camiones circularon por el Paseo del Bajo. Fue para una prueba de la respuesta de la traza a la circulación y del sistema de lectura de patentes. La autopista corre en una trinchera semicubierta a lo largo de 7,1 kilómetros y está reservada para el tránsito pesado. Será inaugurada a mediados de este mes. Este video registra el debut e esta vía rápida que tardó 50 años en hacerse realidad.

Desde las 15 del martes, los camiones avanzaron de norte a sur. Y a las 19, de sur a norte. «El Paseo del Bajo es una obra esperada por 50 años que va a permitir cruzar la Ciudad en 10 minutos, cuando se llegaba a demorar 45 en ese tramo», aseguró el ministro de Desarrollo Urbano, Franco Moccia.

El nuevo corredor vial para camiones y micros de larga distancia se extiende desde la calle Brasil y la bajada de la autopista 25 de Mayo hasta el Peaje Retiro de la Autopista Illia, con un ramal de ingreso a la Terminal de Ómnibus de Retiro y otro que lo conecta con el Puerto de Buenos Aires.


El Paseo del Bajo tiene cuatro carriles, dos por cada mano, que corren en trinchera, soterrados y por viaductos de enlace. Para recorrerlo, habrá que pagar un peaje de $ 70. Pero no existirán cabinas de peaje, sino que el cobro se realizará mediante el sistema «Autopistas sin barreras«, que se basa en la detección automática de patentes. La velocidad máxima será de 60 km/h.

En la superficie, en donde ahora está el eje Madero-Huergo y Alicia Moreau de Justo, habrá ocho carriles para vehículos livianos.

Para conectar el Microcentro y Puerto Madero, los vehículos podrán cruzar por Estados Unidos, Independencia, Belgrano, Moreno, Perón, Corrientes, Lavalle, Viamonte y Córdoba.

Según el Gobierno porteño, la obra beneficiará a más de 135.000 personas por día entre conductores de camiones, pasajeros de ómnibus y automovilistas.

La obra costó US$ 672 millones, que fueron aportados por la Ciudad, el Ministerio de Transporte de la Nación y a través de un préstamo del Banco de Desarrollo de América Latina CAF. NR

Fuente consultada: Clarín

To Top