Buenos Aires, 26/03/2019, edición Nº 1962
Noticias
Fecha Publicación: 18 febrero, 2019

Los restaurantes no esperan que repunte la actividad una vez que se inaugure el Paseo del Bajo

Los carteles que anuncian desvíos y accesos restringidos. Las máquinas gigantescas y los materiales de construcción. La geografía de Puerto Madero es alterada por la obra del Paseo del Bajo, un corredor vial de 7,1 kilómetros que promete aliviar el tránsito en la zona. Pero, mientras tanto, los comerciantes del barrio aseguran que el cambio estructural en la zona repercute de manera negativa para ellos. Y, más allá de la caída del consumo en los últimos meses, son pesimistas de cara al futuro: según afirmaron desde la Cámara de Restaurantes, no esperan que repunte la actividad una vez que se inaugure la autopista.

Según la Encuesta Semestral Económica, elaborada por 120 colaboradores de la ONG Defendamos Buenos Aires, durante enero cerraron en Puerto Madero 36 comercios. Es, por detrás de Belgrano, el barrio que más persianas vio bajar durante el primer mes del año en la Ciudad de Buenos Aires. En el informe, aseguran que la zona está “muy afectada por la construcción del Paseo del Bajo”. La obra, según anunció el Gobierno porteño a fines de 2018, estará inaugurada el 30 de abril.

La situación en general es crítica. Sufrimos una caída del consumo entre un 40% y un 50% desde que comenzó la construcción. Además de no tener la posibilidad de estacionar en la zona, es muy complejo poder acceder. El jueves de San Valentín fue tremendo. No había estacionamiento, hay colegas que reciben en la calle a los clientes y eso hizo que se paralice el tránsito a partir de la bajada de la autopista. Algunos demoraron más de dos horas en llegar. Las reservas cayeron en un 40% a último momento por estos problemas”, aseguró Carlos Yanelli, secretario de la Cámara de Restaurantes y director de “Estilo Campo”, quien agregó: “El futuro se presenta más grave. Una crisis total. No hay previsto construir playas de estacionamiento. Los 5600 plazas para estacionar que había en toda el área de Puerto Madero, es por donde va la autopista”.

Más allá de la obra, son distintos factores los que desencadenaron las alarmantes estadísticas difundidas la semana pasada. “De los 36 negocios que cerraron en Puerto Madero, la mayoría son gastronómicos. Este tipo de comercios tiene un punto de equilibrio muy alto. Los gastos son muy importantes. Hablé con un vecino, que tiene su comercio, y se le está poniendo cuesta arriba la actividad. Y no sólo en Puerto Madero. También pasa con los negocios chicos, de barrio. Con altas facturas de luz, más la recesión y, sobre llovido mojado: la traza de la autopista”, agregó Yanelli.

El Paseo del Bajo conectará las autopistas Illia con la Buenos Aires-La Plata. Beneficiará la movilidad en esa zona, ya que permitirá una mayor fluidez en el tránsito pesado. Además, según anunció el Gobierno porteño, habrá más espacios verdes. Sin embargo, desde el rubro gastronómico de la zona toman la mega construcción como un nuevo reto a vencer, para combatir la caída del consumo que se registró en los últimos meses. NR

Fuente consultada: Ámbito

To Top