Buenos Aires, 17/06/2019, edición Nº 2045
Noticias
Fecha Publicación: 28 marzo, 2019

Le niegan al asesino del hermano de Feinmann la prisión domiciliaria en Puerto Madero por miedo a que se escape en yate

Fue a fines de abril de 2017 cuando se fue -con el aval de la Justicia- a Carmelo, Uruguay, tripulando un yate con dos potentes motores Volvo Penta que le habían prestado. También le habían autorizado previamente paseos por Estados Unidos, Bahamas, Italia, y Punta Cana. Pero fueron justamente esas vacaciones, y especialmente la última escapadita, las que le jugaron en contra a Gastón Berganza, preso y condenado a 24 años de prisión por el crimen del hermano de Eduardo Feinmann.

Según pudo saber Clarín, la Justicia le negó su pedido de cambiar la vida en la cárcel por el lujoso departamento de Puerto Madero de su mamá, usando una tobillera electrónica. Y antes, en dos instancias, le habían rechazado una excarcelación.

Por mayoría, la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de San Isidro le rechazó a Berganza (38) el pedido de una morigeración de las condiciones de detención. Eso ya se lo había negado el Tribunal que lo condenó hace un año por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de Diego Feinmann (33) y la tentativa de asesinato del taxista que llevó a la víctima a la puerta del restorán Fettucine Mario donde ocurrió la tragedia aquel 20 de noviembre de 2015, en una causa atravesada por los celos, el sexo, la ambición y el poder.

Para el juez Gustavo Herbel ese viaje a Carmelo tripulando un yate que hizo Berganza en 2017, cuando esperaba en libertad la llegada del juicio por matar a Feinmann, fue clave para negarle la solicitud de vivir en Puerto Madero. Y esas continuas salidas al exterior le dejaron en claro al magistrado que el millonario no tiene problemas para irse del país. La jueza Celia Margarita Vázquez convalidó la postura de su colega.

“La posibilidad de disponer de un transporte acuático idóneo para trasponer las fronteras nacionales muestra la inconveniencia de que su residencia sea justamente una localidad portuaria”, expresó en el fallo, que tiene fecha de 12 de marzo, el juez Herbel, echando por tierra todos los argumentos que el juez Carlos Blanco veía como positivos para darle la morigerada a Berganza en Puerto Madero.


Para el juez Herbel, el empresario, que está preso en el pabellón N°11 de la Unidad N°9 de La Plata, “expresa una capacidad de salir del país a lugares distantes sin que sus lazos laborales o personales impliquen un límite”.

Además, el juez Herbel ponderó que la propiedad que puso como garantía para pedir su salida de la cárcel no está a nombre suyo. “Pese a demostrar una capacidad económica importante, no aportó bienes bajo su titularidad que respalden su sometimiento al proceso”.

No es el primer revés judicial para Berganza. Ya la Sala III de la Cámara había intervenido en su caso otras cuatro veces. La primera fue cuando aún no había llegado a juicio. El millonario sólo estuvo poco más de un mes preso, luego vivió el proceso en libertad, viajando por el mundo, y fueron estos mismos jueces quienes se lo permitieron en un fallo del 14 de abril de 2016.

Antes de que comenzara el debate en el Tribunal Oral en lo Criminal N°5 de San Isidro que luego lo condenaría, la Sala III le prohibió seguir viajando, avalando la decisión de los jueces Ariel Introzzi Truglia, Marcela López Ramos y Ariel Rolón, quienes más tarde lo juzgarían y le aplicarían una pena de 24 años de prisión y su inmediata detención.

Los mismo jueces del TOC N°5 le rechazaron cuando ya estaba preso en la cárcel de La Plata un pedido de excarcelación que sus pares de la Sala III, en feria, convalidaron. Previamente, le habían denegado un hábeas corpus.

Con el no a la excarcelación, la defensa de Berganza pidió la prisión morigerada en la casa que la mamá del condenado tiene en Puerto Madero, un departamento que no es suyo sino que pertenece a una sociedad donde la mujer es accionista mayoritaria.

El Tribunal le dijo que no y la Cámara consideró que los jueces que lo habían condenado debían de rever su posición y explayarse más en los por qué de la negativa. Y así lo hicieron. Otra vez le negaron la morigerada. La medida fue apelada y la Sala III, por mayoría, ahora le volvió a dar la derecha a sus pares Introzzi Truglia, López Ramos y Rolón. A un año de haber sido condenado, Berganza permanece detenido en el penal donde no estudia ni trabaja. NR


Fuente consultada: Clarín

To Top