Buenos Aires, 25/06/2019, edición Nº 2053
Salidas
Fecha Publicación: 22 enero, 2014

Dónde comer en la Ciudad

polo

(Puerto Madero) En la Ciudad de Buenos Aires existe una gran variedad de restaurantes y platos de diferentes cocinas del mundo.

Actualmente el comensal, de acuerdo con su paladar y presupuesto, puede optar por alta cocina francesa clásica, cocina de vanguardia española, notables restaurantes de cocina regional italiana, restaurantes árabes, chinos, japoneses, alemanes, etc. Además hay atractivos establecimientos a puertas cerradas, tenedores libres, parrillas de todos tipo, restaurantes vegetarianos, pizzerías, restaurantes para comer a la carta o con menú desgustación, con espectáculos en vivo; en pocas palabras, una gran cantidad de opciones que se ajustan a los gustos de cualquier visitante.

Te presentamos a continuación los corredores y zonas gastronómicas más destacadas de la Ciudad:

Palermo: una parte del extenso barrio de Palermo se ha transformado en el polo gastronómico más activo de la Ciudad de Buenos Aires. Lo que hoy se llama Palermo Hollywood, delimitado por la Av.Juan B. Justo, Dorrego, Av.Santa Fe y Av.Córdoba, durante décadas estuvo reservado casi exclusivamente a residencias de familias de clase media y talleres de reparación de automóviles. Pero tras la llegada al barrio, a principios del actual siglo, de productoras y canales de televisión con sus respectivas pos productoras, recibió el nombre que tiene actualmente. Junto con el desembarco de las primeras empresas artísticas también comenzó a gestarse un nuevo fenómeno, el gastronómico.
Pocos años antes, en un área aledaña, del otro lado de la Av.Juan B. Justo, se gestó lo que hoy se llama Palermo Soho, delimitado por las Avenidas Scalabrini Ortiz, Córdoba, Juan B. Justo y Santa Fe. El nombre, que alude al barrio del Soho de las ciudades de Nueva York y Londres, se le dio por su orientación al diseño y a la moda, aunque no son pocos los restaurantes de la zona.

Puerto Madero: los antiguos docks del puerto de Buenos Aires, creado en la década de 1930 siguiendo el modelo inglés, supieron salir del abandono y del olvido para convertirse en un pujante centro residencial y gastronómico. Los desarrolladores inmobiliarios aprovecharon los amplios espacios, la interesante arquitectura preexistente, la ubicación céntrica y la cotizada vista para establecer viviendas e interesantes restaurantes que vale la pena visitar.

Recoleta: es el primero y el más viejo de los polos gastronómicos de Buenos Aires. Supo conocer su gloria durante la década de 1970, y si bien su fisonomía culinaria ha variado y le han surgido competidores, aún se mantienen instituciones como La Biela, muy frecuentada por turistas de todas las nacionalidades.

Las Cañitas: a principios de la década de 1990, sobre la calle Báez y las calles aledañas, en el barrio de Palermo, supo nuclearse una serie de restaurantes que materializaron un pujante polo gastronómico que aún subsiste. El Soul Café, La Fonda del Polo, Novecento y Lupita son algunos de los restaurantes que integran esta movida; el hecho de estar en una zona residencial lindera a las canchas de polo de Palermo le da un atractivo adicional. El reciente rediseño de las aceras y calzadas realizados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires facilitó mucho la circulación por la zona.

San Telmo: es uno de los barrios más antiguos de Buenos Aires, y en su momento también supo ser el más aristocrático. Basta recorrer sus calles para gozar del antiguo esplendor de sus construcciones. Todo cambió en 1871 con la epidemia de fiebre amarilla que puso en fuga a las familias más acomodadas, que se desplazaron más al norte de la Ciudad. Pero después de varias décadas de olvido, San Telmo recuperó buena parte de su antiguo esplendor.
Aquí se encuentran el refinamiento y la bohemia que perdió Palermo, junto a ese bouquet decadente que lo hace atractivo a los ojos de los turistas europeos. El barrio está reviviendo un boom inmobiliario y los restaurantes no son ajenos a ese suceso. Actualmente hay unos 150 restaurantes, varios de ellos más que interesantes y que bien ameritan una visita.

Barrio Chino: en el bajo Belgrano, a metros de la vía, en Juramento y Arribeños, se erige el arco que marca el comienzo del Barrio Chino, donde buena parte de esta comunidad asiática tiene sus negocios. Allí el visitante se encuentra con restaurantes, supermercados, tiendas de videos, venta de artículos de bazar, casas de medicina oriental, etc. Es un paseo que vale la pena hacer si se quiere ver algo diferente. Arribeños entre Juramento y Olazábal, barrio de Belgrano.

Mercado de Liniers: otro de los puntos pintorescos e interesantes para visitar es el Barrio Boliviano de Liniers (a pesar de su nombre, allí viven ciudadanos locales y peruanos). En sus puestos y locales de venta se pueden encontrar productos como quinoa, amaranto, chicha morada, ají panka, rocoto, leche evaporada, papines andinos y demás productos que vienen del Norte. Además se puede hacer una interesante experiencia gastronómica en los restaurantes aledaños; no faltan los ceviches, el pollo a las brasas, el ají de gallina, el tacu tacu, las sopas de quinoa, las planchitas y las empanadas bolivianas. Un auténtico viaje al Altiplano sin salir de la Ciudad. José León Suárez 100, barrio de Liniers.

A continuación, las guías gastronómicas más reconocidas de la Ciudad de Buenos Aires:

– Guia Óleo: www.guiaoleo.com.ar
– Vía Restó: http://viaresto.com
– Guía Joy: http://guia.planetajoy.com
– Guía La Nación: http://guia.lanacion.com.ar/restaurantes
– Restorando: http://buenos-aires.restorando.com.ar

Fuente: Buenos Aires Ciudad

 

To Top