Buenos Aires, 03/03/2021, edición Nº 2670
Cultura
Fecha Publicación: 11 noviembre, 2015

Cómo incluir la zanahoria a tu dieta

Además de ser ideal para el cuidado de la piel, este vegetal brinda fibras y es un snack perfecto para saciar el hambre

5 años ago

La zanahoria es uno de los vegetales con más beneficios. Su gran aporte de fibra y otros nutrientes hace que sea un alimento muy incorporado en los platos. De diferentes maneras, resulta fundamental que esté presente en las comidas. No sólo por darle sabor y hacer más rica una comida (detalle no menor), sino por lo positivo que resulta su ingesta para la salud.

La Dra. Viviana Desanzo (MN 1.275), licenciada en Nutrición, explicó que «todo lo bueno de la zanahoria nace del betacaroteno, quien oficia como precursor de la vitamina A para el cuerpo». El betacaroteno es un miembro de la familia de los carotenoides, que son compuestos liposolubles con una gran pigmentación (roja, naranja o amarilla) presentes de forma natural en muchas frutas, cereales, aceites y verduras. Su función es esencial, ya que es la principal fuente de vitamina A y fortalece el crecimiento y desarrollo de una persona.

En ensalada, una de maneras más ricas de incorporar la zanahoria a la dieta

«El exceso de vitamina A puede provocar problemas en la piel, pero estamos hablando de cantidades muy exageradas. Lo bueno de la zanahoria es que tiene betacaroteno y se transforma en vitamina A sólo si el cuerpo lo necesita. Entonces no va a aparecer en exceso», dijo la Dra. Desanzo, advirtiendo que este componente químico no es nada tóxico y que pertenece a uno de los tantos beneficios de esta hortaliza.

El beneficio con el que más se vincula a la zanahoria es con el color que adquiere la piel al consumirla. «Es bueno pensando en lo poco que queda para el verano en donde exponerse tanto al sol nunca es saludable. Con un consumo diario de zanahoria, además de brindarle un color natural a la piel, aumentará el que se obtenga en una consciente exposición al sol», contó la nutricionista.

Ricas maneras de incorporarla a la dieta

La zanahoria no es un vegetal inusual en las comidas. Todo lo contrario. Y entre tantas cosas positivas que se le pueden adjudicar, está la diversidad de platos en las que se la puede incluir. Incluso hasta puede ser consumida en forma bebible. «Siempre es mejor comerla cocida antes que cruda, ya que químicamente es más absorbible», dijo Desanzo.
Además de ser cocida e incluida en comidas como una tarta de vegetales, por ejemplo, es asombroso como se puede ingerir esta hortaliza en varios momentos del día sin la necesidad de que sea un plato convencional. «La zanahoria es muy rica en jugos. Combinarla con frutillas, manzanas o uvas puede darle otro sabor y hacerla mucho más atractiva. La zanahoria -en la mayoría de las veces- se utiliza con algún cítrico para resaltar su gusto», contó la nutricionista Desanzo.

LA ZANAHORIA ES CONOCIDA POR SU RELACIÓN DIRECTA CON EL BRONCEADO NATURAL DE LA PIEL

Esta hortaliza contiene una gran cantidad de antioxidantes, lo que ayuda a prevenir la aparición de los signos del envejecimiento es uno de los principales motivos que ayudan a mantener la piel firme y sin arrugas. Al mismo tiempo, por su capacidad de nutrir la piel y absorber las impurezas, es saludable para tratar el acné.

A la utilización de la zanahoria en las ensaladas, jugos, y platos más sofisticados, la Dra. Desanzo recomendó dos propuestas distintas para incorporarla en la dieta: «Siempre le digo a mis pacientes que una rica manera de consumir zanahoria es a través de un puré mezclado con calabaza. Además, se la puede comer como un snack en el trabajo o en la facultad. Llevar un recipiente con trozos de zanahoria hará que haya que masticar más y se le brinde al cuerpo la sensación de saciedad. Obviamente descontando los beneficios nutricionales que posee», aclaró Desanzo.

¿Propiedades anticancerígenas?

Un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que las zanahorias son uno de los alimentos con propiedades para prevenir algunos tipos de cáncer, como el de mama, páncreas y pulmón. También que su consumo ayuda a proteger las arterias, el sistema inmunológico y combate las infecciones. «Aún no hay nada cierto sobre este tema y es difícil opinar o dar una explicación sólida sobre el tema», contó la nutricionista Desanzo.

To Top