Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1494
Cultura

Avanza el montaje de las 250 piezas del Monumento a Cristóbal Colón en Costanera

Cuatro hombres se desplazan entre la estructura tubular que envuelve la base de hormigón construida en el espigón Puerto Argentino. Suben, bajan, pegan martillazos que se escuchan desde donde hay pescadores, se pasan caños de metal y esperan indicaciones. Abajo, algunas piezas de mármol de Carrara rodean una grúa que se mantiene con la pluma desplegada, lista para continuar armando, como un rompecabezas, el monumento que empieza a mirar al Río de la Plata. En la otra punta del predio, a metros de la avenida Rafael Obligado, la figura de Cristóbal Colón parece controlar todos los trabajos a la espera de que llegue su turno de incorporarse al grupo escultórico.

Los movimientos se observan frente al Aeroparque, donde hace un tiempo sólo había olvido y abandono de las 250 piezas de la obra del italiano Arnaldo Zocchi, que yacían desparramadas por el piso mientras se definía su futuro. El conjunto empezó a ser montado hace algunas semanas y se estima que finalizará el mes próximo, con la figura del navegante genovés instalada en la cima de la obra.

La polémica por el desmantelamiento, el traslado desde la Casa Rosada hasta su nuevo destino y el reemplazo por la escultura de Juana Azurduy nunca se detuvo. La reciente mudanza de la figura de la heroína bolivariana alimentó algunas especulaciones infundadas sobre el retorno de Colón al bajo porteño. Pero el rearmado en la Costanera le pone punto final a esta historia, más allá de que algunas entidades italianas pretenden seguir con una causa judicial para lograr que Colón vuelva a su lugar, en la plaza homónima.

Hasta diciembre del año pasado, el escultor y restaurador Domingo Tellechea había estado a cargo de la puesta en valor del monumento. Tellechea había sido convocado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para coordinar todo el proyecto, anunciado por la ex presidenta en 2013. Pero desde este año, la obra quedó a cargo de la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Fernando De Andreis.

El montaje se encuentra en su etapa final, con la base lista para albergar la imagen de Colón. Cuando se terminen de instalar todas las piezas, que suman un peso total de 600 toneladas, comenzará la segunda etapa, de la que participará la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos. “Esta instancia de restauración se realizará siguiendo las recomendaciones de los informes de especialistas en la materia”, informaron desde la Secretaría General de la Presidencia. “Ya fueron subsanados varios problemas detectados en los informes, pero otros corresponde hacerlos una vez que esté realizado el montaje”, agregaron las fuentes. NR


Fuente consultada: La Nación

To Top